jueves, 14 de julio de 2016

EL BREXIT PIERDE SU TONO DE TERROR EN EE.UU

El complicado divorcio político que están protagonizando la Unión Europea y el Reino Unido puede que haga mella en sus economías, pero los economistas prevén que este proceso no tendrá una gran importancia para el crecimiento estadounidense, según una encuesta mensual realizada por The Wall Street Journal.
Dicha encuesta recoge que los economistas consultados no han realizado grandes cambios en sus proyecciones de crecimiento económico para este año y el próximo, ni tampoco un cambio significativo en sus estimaciones de la tasa de desempleo de Estados Unidos, debido a la decisión de los ciudadanos británicos de salir de la UE.
Para desviar a la economía estadounidense de su camino se necesitaría “un impacto mucho mayor que el "brexit”, dijo el economista jefe de Nationwide Insurance, David Berson.
Interrogados sobre si estaban modificando sus proyecciones debido a la decisión del Reino Unido de romper con el bloque, la media de las previsiones de crecimiento económico de los encuestados difería en menos de 0,1% respecto a la encuesta de junio, que se publicó semanas antes del referéndum del 23 de junio.
La previsión media para el crecimiento económico de Estados Unidos en 2016 se mantuvo sin cambios en 2%, mientras que para 2017 bajó a 2,2% desde un incremento de 2,3% reflejado en la encuesta anterior al referéndum.
A los encuestados se les pidió valorar cómo afectaría la decisión británica a las industrias clave de Estados Unidos. La principal preocupación fue la industria manufacturera, con casi tres cuartas partes de los encuestados afirmando que se vería perjudicada debido a una apreciación del dólar y a un entorno más duro para las exportaciones de Estados Unidos.
Otros sectores, en cambio, se beneficiarían por esta decisión política. En torno a 45% de los economistas dijeron que la construcción saldría ganando debido a las tasas de interés bajas, ya que reducen los costos de financiar grandes proyectos y de las hipotecas.
Respecto a las actividades financieras, 60% de los encuestados consideró que sufrirían, mientras que 18% señaló que se beneficiarían. A pesar de que la incertidumbre puede ser mala para los mercados, unas tasas de interés bajas pueden ayudar a suavizar las condiciones financieras, tal y como demostraron el Promedio Industrial Dow Jones y el S&P 500 cerrando en niveles históricamente altos el miércoles.
“Las ventajas e inconvenientes de la decisión británica casi se compensan”, afirmó Rajeev Dhawan, del Centro de Predicción Económica en la Universidad Estatal de Georgia.
The Wall Street Journal entrevistó a 60 economistas entre el 8 y el 12 de junio, pero no todos respondieron a todas las preguntas.